Alella

Rutas de vinoVintage Spain
Visitas a Bodegas . Enoturismo
CAN JONC
ALELLA VINÍCOLA
Rambla Ángel Guimerà 62. 08328. Alella. Barcelona.
Tel: 93 540 38 42 - Fax: 93 540 1648
Web: www.alellavinicola.com - E-mail: marfil@alellavinicola.com

PRESENTACIÓN:

Alella Vinícola es la bodega que ha dado, gracias a sus vinos, fama a la población de Alella desde 1906. Actualmente producimos, elaboramos y embotellamos vinos y cavas en dos Denominaciones de Origen: D.O. Alella y D.O. Cava.
La gran parte de las viñas y la propia bodega están situadas en el centro de la población de Alella, el corazón de la Denominación de Origen, 15 kilómetros al norte de la ciudad de Barcelona. Nuestros vinos están caracterizados por el clima mediterráneo, el particular carácter geológico de la zona y la acusada personalidad de las variedades propias de nuestra Denominación de Origen.

HISTORIA:
La bodega Alella Vinícola fue fundada en el año 1906 como sociedad cooperativa en respuesta, por parte de los viticultores de Alella, a la plaga de la filoxera que acabó con toda la actividad vitivinícola de la zona. Se encarga al arquitecto Jeroni Martorell, eminente discípulo de Gaudí, la construcción de la bodega, siguiendo la corriente artística de la época, el modernismo.

La autenticidad y la certificación de origen preocupaban a los fundadores de la cooperativa, por eso, las etiquetas de los vinos llevaban la etiqueta "Alella Legítimo". Alella Vinícola se convirtió en garantía de autenticidad del vino de Alella, actuaba "de facto" como un Consejo Regulador de la Denominación de Origen, persiguiendo todo uso indebido de la palabra Alella en los vinos.

En el año 1918 las tiendas de primer orden se ofrecieron a representar nuestros vinos de forma exclusiva en mercados con una gran importancia: Argentina, Cuba, Londres, Nueva York, Chile, Perú, Bolivia...La exportación amplió el prestigio de los vinos. En 1923 teníamos sindicadas 900.000 cepas del millón que existía en todo el término municipal de Alella.

En el año 1928 se registra la marca MARFIL y los vinos de la cooperativa acabarían siendo conocidos por el nombre Marfil Alella. El nombre surgió gracias al color del vino y al de las cápsulas que cerraban las botellas.


Durante los años de la posguerra las demandas doblaban las posibilidades de venta. Alella Vinícola tuvo que restringir el nivel de muchas peticiones. Comerciantes poco escrupuloso se enriquecían con el nombre de Marfil Alella, vendiendo vino de cualquier procedencia menos de Alella.

En el año 1942, desde la cooperativa se desarrolla la iniciativa de solicitar al Ayuntamiento que realice las actuaciones oportunas para proteger el buen nombre de Marfil Alella. Cuatro años más tarde se hacen las gestiones para crear un Consejo Regulador en defensa de los vinos de Alella.

El 13 de mayo de este año se crea el Consejo Regulador de la Denominación de Alella.  La expansión de la bodega, durante los 70 primeros años del siglo XX, fue muy importante. Los vinos MARFIL se conocían en todo el mundo, se producían más de 1.000.000 de botellas al año.
A partir de los años 70, la presión urbanística acabó con muchas de las viñas de la zona y la sociedad cooperativa Alella Vinícola perdió muchos de sus clientes por no tener suficiente vino para responder a la demanda del “Blanco de Alella”.
En el año 1998 comienza una nueva etapa. La cooperativa se disuelve y la familia Garcia Muntane se hace cargo de mantener la tradición e impulsar de nuevo la marca del vino insignia de la D.O. Alella: MARFIL.
Bajo el amparo de la D.O. Alella y con la calidad como único objetivo, los vinos MARFIL, acompañados de nuevas marcas (IVORI o VALLMORA), han recuperado el olvidado prestigio y han obtenido numerosos reconocimientos a nivel mundial.

LAS VIÑAS:

FACTORES DE CALIDAD:

Climatología:
Alella tiene un clima mediterráneo determinado por los veranos cálidos y secos, con tormentas ocasionales, inviernos suaves, primaveras y otoños son las estaciones más lluviosas. Las heladas invernales son casi inexistentes, sobretodo en las zonas más próximas al mar. La Sierra litoral, paralela al mar, juega un papel importantísimo en las condiciones medioambientales de nuestras viñas. Actúa como pantalla, tiene 500 metros de altura, condensando los vientos de levante permitiendo un grado higrométrico bastante constante y elevado en el tiempo (una media anual más o menos del 72 %) que puede ayudar a restituir el precario equilibrio hídrico de la planta provocado por el “sauló”. También evita la llegada de los vientos del NE frecuentes durante el invierno en la vertiente marítima de la D.O. La pluviometría de Alella se encuentra en el extremo menos lluvioso del Maresme, unos 546 mm anuales.

alella3

Geología:
La orografía y la geología son dos características distintivas de esta comarca y por tanto de Alella. La poca distancia que existe ente el mar y la montaña provoca un desnivel topográfico importante, una barrera de condensación para las humedades marinas y, lógicamente una evacuación de las aguas superficiales de lluvia muy enérgica (típicas riadas del Maresme que se producen en el otoño).
La geología, típicamente granítica, esta formada sobretodo por leucogranitos con diversos tipos de profirios. Debido a la orografía y a la composición de la roca madre aparece una meteorización mecánica del granito, formando en las zonas bajas unos suelos arenosos, muy sueltos, pobres en materia orgánica y de tonalidad clara: el saulò. Es la principal característica edafológica y se considera uno de los factores de calidad para la obtención de nuestros racimos.
Debido a que el sauló es muy propenso a la erosión, la capa superficial del suelo muchas veces se ha desplazado valle abajo y, en muchas de nuestras viñas que están en pendiente aparece la roca madre. Su poder de retención de agua es muy bajo ya que es muy permeable. El color blanco del sauló hace que el suelo retenga más la radiación solar, luz y calor que ayudan a la maduración de los racimos.
Los suelos están constituidos en su mayor parte por cuarzo, feldespato y mica, aunque también podemos encontrar otros minerales como la hornblenda. Este conjunto mineralógico en un clima mediterráneo se meteoriza físicamente originando el sauló. Los suelos son ligeramente ácidos o neutros, con una textura arenosa y de bajo contenido en arcillas y materia orgánica.

VARIEDADES:
En la zona de Alella se han cultivado tradicionalmente varias variedades: Pansa Blanca, Garnatxa Blanca, Pansa Rosada, Picapoll y Malvasia como variedades blancas. Las variedades negras con más tradición en nuestra zona son: Tempranillo, Garnatxa Negra y Garnatxa Peluda. Hace unos años se han añadido variedades de nueva introducción como Parellada, Macabeu, Chardonnay, Chenin Blanc, Cabernet Sauvignon, Merlot y Syrah, entre otras..

Pansa Blanca:
Desde el punto de vista enológico es una variedad que presenta un elevado grado alcohólico, una buena acidez y vinos con un buen volumen en boca. Y gran capacidad de envejecimiento. Normalmente presenta aromas de miel, racimos maduros, frutas blancas e hinojo.
Es una planta que presenta una fertilidad media. La poda se realiza en “Royat” doble para repartir el vigor de la planta. Es bastante sensible al oidio y madura a finales de Septiembre.
Es la variedad por excelencia de Alella y con la que elaboramos la base de todos nuestros vinos blancos.

Garnatxa Negra:
Se trata de una variedad que tiene una buena riqueza alcohólica, el sauló provoca que mantenga una buena acidez y una adecuada carga fenólica que madura adecuadamente si el equilibro de la planta es correcto. Se pueden elaborar vinos con capacidad de envejecimiento. Los vinos elaborados con Garnatxa de Alella muestran aromas florales y de frutas rojas o negras muy agradables que en función de la maduración del racimo pueden ofrecer desde fresas hasta higos secos.


Es una variedad con buena fertilidad que se ha adaptado muy bien desde siempre a los terrenos pobres de sauló. Es bastante sensible a algunas enfermedades como el MILDIU. Normalmente se recoge desde finales de septiembre hasta mediados de octubre en nuestras viñas. En el caso del Violeta trabajamos con la Garnatxa de viñas viejas sobremaduradas en viña y la recogemos durante el mes de noviembre. Todos nuestros vinos tienen una elevada proporción de garnatxa negra.

PRÁCTICAS CULTURALES:
Cada uno de nuestros vinos está elaborado a partir de unas viñas muy concretas, por tanto adaptamos las plantas al tipo de vino que queremos elaborar. Se trabaja con la misma filosofía que si produjésemos vinos ecológicos: tratamientos mínimos y muy seleccionados. Buscamos el equilibrio de las viñas con su entorno.
Las viñas viejas las seguimos conduciendo “en vaso”, en cambio las más jóvenes están conducidas en emparrados “en espalda”, más altos, para obtener el máximo rendimiento de la exposición solar. Realizamos un control exhaustivo de los trabajos que ejecutamos en la viña con el fin de obtener una maduración homogénea y sana.

VIÑAS PROPIAS:
A tan solo 14 kilómetros de Barcelona tenemos plantadas cerca de 50 hectáreas de viñas entre jóvenes y viejas gracias a las que producimos alrededor del 80% de las uvas necesarias para la elaboración de nuestros vinos. Con las visitas guiadas que realizamos a la bodega, también existe la posibilidad de realizar un paseo por las viñas a lo largo del Valle de Rials, con una espectacular panorámica del mar, de nuestras viñas y de la ciudad de Barcelona al Fondo.


LOS PRODUCTOS:

La gran parte de las viñas y la propia bodega están situadas en el centro de la población de Alella, el corazón de la Denominación de Origen, 15 kilómetros al norte de la ciudad de Barcelona. Comercializamos los vinos, cavas, dulces y generosos con diferentes marcas: MARFIL, IVORI, VALLMORA, ONA y VIOLETA. Nuestros vinos están caracterizados por el clima mediterráneo, el particular carácter geológico de la zona y la acusada personalidad de las variedades propias de nuestra Denominación de Origen.

CAVA BRUT: Cava elaborado con un vino base en el que se combinan las variedades tradicionales con el Chardonnay. La crianza mínima es de 14 meses y el degüelle se produce justo antes de salir al mercado con el objetivo de preservar toda la frescura e intensidad del cava. De color amarillo dorado, aroma intenso, complejo, con expresión de la crianza clásica con notas de frutos secos. Boca con mucho sabor, expresiva con finas notas de lías. Equilibrado y largo. Ideal muy frío como aperitivo para acompañar platos típicos de la cocina mediterránea.

CAVA BRUT NATURE: Cava elaborado con un vino base en el que se combinan las variedades tradicionales con el Chardonnay. La crianza mínima es de 14 meses y el degüelle se produce justo antes de la salida al mercado del producto con el objetivo de preservar toda la frescura y la intensidad del cava.
De color dorado, aroma potente, finos tostados, matices de lías, hierbas y frutos secos. Boca seca, finas notas amargas, excelente acidez. Ideal muy frío para servir como aperitivo y acompañar platos tanto de pescado como de carne.


BLANCO CLÁSICO “El Alella Marfil por excelencia”. Antiguamente se elaboraba, igual que el seco, mediante crianzas de más de tres años en enormes toneles de madera. Las uvas de las viñas más elevadas, muy maduras, no acababan totalmente las fermentaciones gracias a lo cual se generaba este vino de tipo “semi”.
Las tendencias del mercado en las últimas décadas han influenciado gradualmente las técnicas de vinificación de este vino, desapareciendo poco a poco las largas crianzas en madera y disminuyendo la cantidad de azúcares residuales de 50 a 15 g/l, dejando el mayor protagonismo a la fruta, la Pansa Blanca, que sin perder la contundencia en boca ha ganado en frescura y aromas de frutas blancas maduras, anisadas y, en años concretos, más tropicales.


CRIANZA 2005 En función de la madurez final de los diferentes viñedos y variedades se elabora el ensamblaje final de cada cosecha. Durante el final de la maduración de las uvas se produjeron temperaturas elevadas y, como es habitual en los últimos años, una sequía notable que ha menguado la producción. La base de este año se reparte en Cabernet, la Garnatxa y el Merlot, complementados con una pequeña parte de Syrah. Se han elaborado todas ellas por separado hasta la hora de comenzar la crianza en barrica, cuando se ha realizado el ensamblaje definitivo. La crianza ha durado 12 meses en barricas de roble francés de 225, 400 y 3300 litros.


CHARDONNAY La vendimia 2006, igual que las tres últimas, cálida y seca. La vendimia se ha adelantado una semana a las fechas habituales con el objetivo de no perder la frescura de la fruta. Ha fermentado en barricas de roble francés y se ha criado con sus propias lías finas desde noviembre hasta febrero con el objetivo de otorgar al vino una cierta delicadeza, volumen y una mejor adaptación al paso del tiempo. Se ha conseguido un predominio de la fruta sobre la propia crianza, con notas varietales muy sutiles de fruta madura, algo tropicales y especiadas.

En boca muestra una potencia controlada por la acidez y la cremosidad aportada por la crianza. Es uno de los mejores Marfil Chardonnay de los últimos ocho años aunque tiene un pequeño inconveniente: la producción. Este año sólo se han elaborado poco más de 2.000 botellas debido básicamente a dos factores: la sequía y la desaparición de una de las viñas más importantes de Chardonnay debido a la construcción.


IVORI La vendimia 2003, fue la con diferencia la más cálida y seca de las últimas décadas, originando en algunas viñas problemas de estrés hídrico incluso regándolas. La configuración del ensamblaje final ha sido básica para no perder la frescura de la añada anterior, la 2002, proporcionada por una situación climática completamente diferente ya que se caracterizó por las lluvias y el frío. La base del año 2003 se configuró con una gran proporción de Pansa Blanca, Pansa Vermella y Garnatxa Blanca, complementadas con Chardonnay y Sauvignon Blanc que se ocuparon de aportar la frescura y los aromas frente a la calidez de las variedades mediterráneas. Todas las variedades han sido fermentadas y criadas en barricas de roble francés hasta la primavera, con resuspensión de lías finas para aumentar la sensación dulce y voluminosa en la boca. Destacan las notas de frutas blancas maduras, algunas tropicales y las notas de la crianza en madera (roble, vainilla, canela, ahumados...). En boca es potente y algo cálido debido a la sequía de la cosecha. Esta evolucionando muy bien ¡¡con los casi tres años que lleva el vino dentro de la botella!!.
Marida muy bien con platos bastante contundentes como ahumados de pescado o carne, tartar de salmón, magret de pato, jamón ibérico, queso raclette al horno con patatas cocidas, lechazo de Burgos al horno, solomillo con salsa de setas.



IVORI TINTO Este vino se elabora gracias a las uvas de una zona muy concreta del Valle de Rials. Las producciones están muy controladas para conseguir un vino equilibrado y estructurado. El ensamblaje final varia en función de la madurez de las diferentes variedades. La cosecha del 2005 en esta zona fue muy positiva para las variedades mediterráneas como la Garnatxa Tinta y la Syrah. Estas dos variedades son la base de este vino aunque quedan completadas por el Cabernet Sauvignon. La crianza se ha realizado en barricas de roble francés de 300 litros durante 14 meses. Gracias a todas estas características se ha conseguido un vino con una potencia bien controlada (14 % vol.), un aroma con sutiles notas de frutas negras, balsámicas y especiadas. En boca destaca una buena estructura, de tacto sedoso y sabores equilibrados. Presenta un final largo y elegante. Es un vino con personalidad propia, de corte elegante y moderno.
Se disfruta con platos de carne a la brasa o al horno, guisos de caza, quesos...

TINTO JOVEN Es un vino en el que se quieren potenciar los aromas primarios de la fruta, por eso se evita la crianza en barricas de madera. La base varietal de esta añada la forman el Merlot y el Syrah, complementados con un pequeño porcentaje de Garnatxa Negra y Cabernet Sauvignon. Se busca una estructura media para facilitar la entrada en boca. Los aromas son de intensidad media con notas frutales (frutas rojas y Negras), especiadas y algo balsámicas. En boca volvemos a encontrarnos lo que nos ha mostrado en nariz, con un paso fácil y agradable. Es un vino sin madera, todo fruta, para poder disfrutar fácilmente.

ROSADO: La vendimia 2006, igual que las tres anteriores, cálida y seca. La vendimia se ha adelantado una semana a las fechas habituales con el objetivo de no perder la frescura de la fruta. De la misma manera que los blancos se ha criado en depósitos de acero inoxidable con las propias lías finas desde el mes de Noviembre hasta el de Febrero para otorgar al vino una suavidad característica y un volumen considerable. La base varietal la forman la Garnatxa Tinta y el Merlot, complemnetados con algo de Syrah y Cabernet Sauvignon. Se trata de un rosado de color atractivo con una nariz de frutas rojas y especiadas con boca más fresca y contundente que los últimos años.



SECO: El Marfil SECO es uno de nuestros vinos blancos que se ha comercializado, a lo largo de todo el mundo, desde hace cien años. Antiguamente se elaboraba con crianzas de más de tres años en barricas de madera de gran capacidad, con lo que la Pansa Blanca adquiría un bouquet muy especial y personal que se valoraba mucho durante gran parte del siglo XX. Las tendencias del mercado en las últimas décadas han influenciado gradualmente las técnicas de vinificación de este vino, desapareciendo poco a poco las crianzas en madera y dando paso y protagonismo a la fruta, la Pansa Blanca, que sin perder la contundencia en la boca ha ganado en frescura y aromas primarios de frutas blancas frescas, anisadas y, en años concretos, florales y más dulces.
La vendimia 2006, igual que las tres últimas, cálida y seca. Como consecuencia la vendimia se ha adelantado una semana a las fechas habituales con el objetivo de no perder frescura y fruta. Se ha criado en depósitos de inoxidable, con sus propias lías, desde el mes de Noviembre hasta Febrero con la finalidad de dotar al vino de consistencia, volumen y una mejor evolución a lo largo del tiempo. Aromáticamente es una de las añadas más frescas y originales de los últimos años. En boca mantiene un buen equilibrio, volumen y sobretodo el sabor propio de la variedad, la Pansa Blanca.

VALLMORA: Es el único monovarietal de Garnatxa Tinta 100% en la D.O. Alella. Las uvas han sido seleccionadas de dos viñas viejas del valle de Rials con el único objetivo de elaborar este vino. En función de la cosecha se elaboran más o menos botellas pero normalmente, oscilan entre las 5.000 y las 6.000 anuales. Las maceraciones no son muy largas para evitar un vino con demasiada estructura, tampoco se busca una crianza excesiva (en barricas de 225 y 300 litros durante 10-11 meses). Destaca por sus aromas muy vivos con notas de frutas rojas, además de ser algo cítrico y floral. La boca presenta una estructura media, fresca y frutal con los sabores de la crianza siempre en segundo término. De las tres cosechas comercializadas (2003, 2004 y 2005) es la que presenta un corte más moderno debido a la mayor estructura y a la presencia de la fruta, con menos protagonismo de la crianza.


VISITAS:

Nuestra bodega puede visitarse todos lo días, en horarios concertados, para grupos de más de 8 personas. Para grupos más pequeños puede consultarse nuestro calendario de actividades abiertas al público en: www.alellavinicola.com


Fotos y texto cortesía de Alella Vinícola Can Jonc.





RUTAS DE VINO - VINTAGE SPAIN
puede ayudarles a coordinar visitas y actividades en esta Bodega.
.
 
Esta web sirve cookies por temas legales. Para facilitar su digestión,
recomendamos su consumo con un buen vino español.