Cocina del Barroco en el Escorial

Nuestra propuesta es volver a la mesa del siglo XVII en el Escorial de Felipe II, descubrir la cocina del Barroco, usos y costumbres gastronómicas, en un paseo diferente por San Lorenzo del Escorial. Te proponemos descubrir la cocina de esa época, los guisos de caza, el vino, el manjar blanco, los azumbres de albillo. Paseate desde el aperitivo al aguardiente por 300 años de historia, arquitectura y gastronomía en el Escorial.
En el siglo XVII España era la mayor potencia del mundo y Madrid su capital. Pero el Imperio no se gobernaba desde allí porque Felipe II, para levantar su palacio, templo a la dinastía de su familia, y bandera de la contrarreforma, miró a las montañas de la sierra de Guadarrama. El ombligo del mundo era el Escorial.

Ahora que hablar de cocina española es difícil sin aludir a esferificaciones, gelificaciones, fusiones y deconstrucciones firmadas por un siempre creciente número de cocineros mediáticos, autores no solo de recetas, sino de libros, blogs, programas, gamas de productos y largos etcéteras. Ahora que los condimentos son más suaves, las salsas más ligeras, los platos más versátiles para no enemistarse con ningún paladar. Ahora que todo sabe menos, y que hablar de cocina "de la de toda la vida" es hablar de la de hace 20 años; Rutas de Vino va un poco más allá y se remonta 400 años, a pleno Siglo de Oro.

Con esta iniciativa y en el marco incomparable de San Lorenzo del Escorial, rescatamos, para los gastrónomos inquietos, algunos de los platos más paradigmáticos de ese barroco español que tan propenso era, desde el pícaro hasta el Rey, de pronunciarse tanto por el hambre y la austeridad como por los más opulentos banquetes.

Se probará el desayuno por antonomasia: letuario y aguardiente, aquel que rimaba con el "y riase la gente" de Góngora, el almuerzo de media mañana favorito de Lope de Vega: Torrezno asado con vino de San Martín de Valdeiglesias. Y ya a la mesa no faltará el manjar blanco, plato estrella en la mesa real y por supuesto la Olla Podrida, presente en mesas de nobles y de plebeyos, simplemente que la de los primeros resultaba más poderida (de ahí el nombre) por la calidad de sus ingredientes y la de los segundos, como le pasaba al hidalgo Don Quijote "de algo más vaca que carnero".

La oferta consistirá en un recorrido, guiado por un profesional a través de San Lorenzo, pasando por edificios históricos y emblemáticos relacionados con la gastronomía de los últimos 400 años y deteniéndose en establecimientos de hostelería donde se probarán las recetas.
A lo largo del día el visitante, no solo disfrutará de la comida, sino que aprenderá los usos y costumbres a la mesa de la época, regida por el protocolo borgoñón, conocerá la lista de la compra de los productos más valorados de la época, el menú favorito de los distintos Austrias, visitará las casas de oficios de mesa y boca, más de 6000 m2 de cocinas solo para dar de comer a la familia real y los caballeros, recibirá un breve curso de cata con los vinos caros y preciosos de San Martín que de tanta fama gozaron y se repasarán anécdotas y alusiones de los escritores de la época a los asuntos relacionados con el comer y el beber.

PROGRAMA EJEMPLO
11:00 Salida desde Plaza de España en autocar.
12: 00 Llegada – jardines de la Casita del príncipe. Desayuno barroco. Letuario, aguardiente, torreznos y vinos joven, añejo y embocado de Navalcarnero .
Desplazamiento a la Lonja del Monasterio. Paseo comentado
Visita a Casa de Oficios de Mesa y Boca. Cocinas Reales
14:30 Degustación comentada de vinos de San Martín de Valdeiglesias en el restaurante La Cueva. Almuerzo del XVII. Escabeches, Manjar blanco y Olla podrida
Café y frutas en licor en otro establecimiento clásico. Croché.
Paseo por el pueblo guiado.
Tiempo libre.
17:30 Salida hacia Madrid.
 
Esta web sirve cookies por temas legales. Para facilitar su digestión,
recomendamos su consumo con un buen vino español.