Ribera del Duero

"La Joven Región De Ribera Del Duero, Es Referencia Obligada De Tintos Excepcionales".

La Ribera del Duero constituye una de las comarcas más interesantes que cualquier visitante pueda encontrar. Historia, arte, tradiciones, bodegas, una exquisita gastronomía, y un entorno natural privilegiado,  son parte de la oferta que esta zona ofrece al viajero.
SOBRE LA RIBERA DEL DUERO.
 
VINO:
Los vinos producidos en esta región están entre los mejores de España. Ya en el siglo XII los monjes de Cluny cultivaban uvas en la ribera del río Duero para producir vino. La Ribera del Duero está en el corazón de Castilla-León, la vieja tierra de castillos. Aunque el famoso vino de Ribera es tinto, hay otras tres Denominaciones de Origen en la zona: blanco en Rueda, tinto en Toro y clarete y tinto en Cigales.
El subsuelo de Aranda, como el de otros muchos pueblos de la región, está prácticamente hueco, con todas las cuevas excavadas para almacenar el vino, ya que garantizan perfectas condiciones de humedad y temperatura. Aunque muchas bodegas han caído en desuso, algunas han sido recuperadas para visitas o para la producción de vino. Visitar una vieja bodega que ha permanecido funcionando desde hace siglos y beber allí un vaso de vino con es una experiencia inolvidable. Ver bodegas

HISTORIA Y ARTE:
Se puede disfrutar de maravillosas ciudades como Burgos, Lerma, Segovia, Peñaranda, Peñafiel o Pedraza, que nos harán retroceder en el tiempo. En Burgos, la antigua capital de Castilla, se encuentra una de las catedrales góticas más impresionantes del mundo. En Segovia, la catedral, el Acueducto y el Alcázar. En el monasterio de Santo Domingo de Silos se puede disfrutar el canto gregoriano de los monjes. En una perfecta combinación de lo nuevo y lo viejo, en el famoso castillo de Peñafiel se ha ubicado el recientemente inaugurado Museo Provincial del Vino.

NATURALEZA:
Senderismo por rutas señalizadas, montes, ermitas, molinos, fuentes, paisaje vitivinícola, montes y oteros, valles y vaguada

GASTRONOMÍA:
La visita a la Ribera del Duero no estaría completa sin probar el famoso lechazo o cordero asado en horno de leña, en un asador o en una bodega. En esta región se puede comer el mejor lechazo asado del mundo. Aunque no se deben olvidar las otras especialidades tradicionales como queso, morcilla, chorizo, sopa castellana y las especialidades de la nueva cocina de autor presente también en la región. Ver restaurantes