Bienvenidos A La Ruta Del Vino Ribera Del Duero

La Ribera del Duero, constituye una de las comarcas más interesantes que cualquier visitante pueda encontrar. Historia, arte, tradiciones, bodegas, una exquisita gastronomía, y un entorno natural privilegiado, son parte de la oferta que esta zona ofrece al viajero.
En la Ruta del Vino Ribera de Duero, el Enoturismo, va mucho más allá de una visita a una bodega. Es un amplio conjunto de servicios integrados, en una oferta muy profesionalizada y orientada a la innovación, la originalidad, la diversificación, el desarrollo del territorio y, sobre todo, no masivos y de gran calidad. Destacan las visitas a los pueblos y las bodegas, lo que implica visitas de museos y exposiciones, monumentos, compra de vino y catas de vino.

El recorrido de la Ruta del Vino Ribera del Duero empieza en el corazón geográfico de la Península Ibérica y de Castilla y León. Abarca cuatro provincias –Burgos, Segovia, Soria y Valladolid- y engloba a 55 bodegas, 22 restaurantes, 20 alojamientos, 12 enotecas y comercios especializados, 21 museos y centros de interpretación, spas, centros de degustación y cursos de cata, bares de vinos, un centro ecuestre, una quesería, centro de piragüismo y agencia de viajes.
La Ribera se extiende por una franja de 115 kilómetros de ancho y 35 kilómetros de alto. Cuenta con 21.000 hectáreas de viñedo plantado y en la región se embotellan cada año casi 50 millones de litros de vino.

El-Fer-catando

Las bodegas subterráneas que conservan muchos de los pueblos de la Ruta del Vino Ribera del Duero tienen siglos de historia excavadas en el subsuelo a una profundidad que oscila entre los 9 y los 12 metros y cuya finalidad fue elaborar y almacenar el vino. Mantienen todo el año una temperatura constante en torno a los 14 grados y su humedad no varía en exceso gracias a una perfecta ventilación conseguida gracias a las zarceras y las escaleras, que impiden que se creen corrientes de aire.

Un buen vino se disfruta mejor acompañado. Y por eso Ribera del Duero sabe a cocina de toda la vida y materias primas de calidad. La gastronomía de los pueblos de la Ruta posee estilo propio. El cordero lechal, embutidos como la morcilla o el chorizo, queso, setas, sopa castellana, chuletillas de cordero, pimientos asados, torta de aceite, cuajada de Burgos con miel de flores, empiñonados, hojaldres y yemas, son sólo algunos de los platos típicos de la zona. Mención especial merecen las carnes en esta región. La caza es abundante, siendo la paloma, la perdiz, la liebre y el conejo así como las codornices las más significativas.

Y para dormir… La propuesta enoturística de la Ribera del Duero abarca un sinfín de opciones que se adaptan a todos los gustos y bolsillos. Ribera es el destino ideal para pasar unos días de vacaciones. Ofrece planes y experiencias originales y divertidas para familias con niños, para parejas, para grupos de amigos, para amantes y grandes conocedores de los vinos, para empresas, para deportistas, para moteros…
 
Esta web sirve cookies por temas legales. Para facilitar su digestión,
recomendamos su consumo con un buen vino español.